Sociedad Panameña de Biologia -RESUMEN 2014

Ha sido un gran año para la Sociedad Panameña de Biología!!

Integrantes de Sociedad Panameña de Biologia  y Yaguará Panamá, han  participado durante el 2014  en diversos eventos académicos, pero los que resaltan son las del Primer Simposio Internacional de Conservación de Felinos en América celebrado en Mayo en Costa Rica en donde Ricardo Moreno impartió dos presentaciones, una sobre la ecología de los ocelotes en la isla de Barro Colorado y otra sobre la promoción de la Coexistencia entre jaguares y seres humanos en Panamá.

Hemos participado ayudando en capacitaciones a Guarda parques de ANAM pero las actividades han sido celebradas en la Isla de Barro Colorado, organizado por Mario Santamaría Jefe de los Guarda parques del STRI en Panamá. Las capacitaciones han consistido en explicar sobre cómo se pueden identificar huellas de mamíferos terrestres, actualizarlos sobre la situación y estado actual del jaguar y otros mamíferos panameños, entre otras cosas.

Ademas estuvimos dictando Charlas en los Congresos Científicos Nacionales en la Sede de la Universidad de Panamá en Colon, Santiago y el Congreso Científico Nacional en Panamá (Ciudad del Saber), con diversos temas relacionados también con el jaguar y el movimiento actual que hoy día presentan algunos mamíferos en el istmo Panameño.

Yaguara BocasEn la sede de Changuinola gracias a la Profesora Juana Montero y los estudiantes de la Universidad logramos ir por segunda vez a dar charlas a diversos profesionales para que estén sensibilizados con lo que ocurre con la fauna de nuestro país, además logramos hablar en la radio también. También tuvimos una participación dando una presentación sobre la relación existente entre felinos y perezosos en el día mundial del Perezoso, celebrado por la APPC aquí en Panamá y apoyado por el Gamboa Rain Forest Resort.

La candidata al Ph.D Ninon Meyer de Yaguará Panamá, participo en el VI Simposio Internacional de Tapires Celebrado en Campo Grande (Pantanal) en Brasil, en donde hablo sobre la distribución actual del tapir y sobre el proyecto de doctorado que estará realizando entre Panamá y México. Además, también estuvimos en el IV Congreso Colombiano de Zoología que fue efectuado en Cartagena Colombia.

Simposio Tapires

Participamos en dos Simposios uno sobre lo relevante que son las áreas no protegidas en la conservación y sobre la dispersión que todavía algunos mamíferos tienen en nuestro corredor Biológico en Panamá.

Estas participaciones de la  Sociedad Panameña de Biología fueron posibles gracias al apoyo incondicional de:

Mil gracias por el gran apoyo!!!

Anuncios

El Jaguar No Come Gente

El turismo sostenible comunitario es una opción para la conservación del gato más grande de América.

http://www.prensa.com/impreso/vivir/jaguar-no-come-gente/357378

TAMARA DEL MORAL

tdelmoral@prensa.com

PELIGRO. Muchos jaguares son cazados debido al temor que se les tiene ...

PELIGRO. Muchos jaguares son cazados debido al temor que se les tiene y al conflicto con los ganaderos. CORTESÍA /Ricardo Moreno.

12/07/2014 – Que el jaguar está amenazado por la destrucción de los bosques, la cacería de sus presas y de sí mismo, debido al conflicto con los ganaderos –cuando se ve obligado a cazar perros, vacas o caballos al no hallar comida en su hábitat– es un problema harto conocido. Lo novedoso, y que ya se implementa en Panamá, es la práctica del turismo sostenible comunitario como una opción para promover su conservación, partiendo de la premisa de que un jaguar vale más vivo que muerto. Los habitantes de las zonas cercanas a los bosques y los turistas aprenden a valorar el hábitat de este gran felino siguiendo sus huellas, a la vez que las comunidades perciben ingresos de estas actividades.

Según estimaciones del biólogo Ricardo Moreno, miembro del grupo Yaguará Panamá-Sociedad Panameña de Biología –y quien ha estudiado los felinos silvestres desde 1997 en Panamá, la península de Osa en Costa Rica y ha viajado a Tambopata en la Amazona peruana y a Petén de Guatemala– en los últimos 25 años se han matado 194 jaguares en Panamá, aunque, señala el experto, este número es solo la punta del iceberg.

Moreno indica que en los alrededores del Parque Nacional Portobelo, en los últimos 25 años se han dado pérdidas de al menos mil animales, sobre todo ganado. Dado que el valor de cada animal es de unos 500 dólares e, incluso, mil o mil 500 dólares, dependiendo de su calidad y raza, las pérdidas son significativas. Esto ocurre en casi todo el país, pero “donde hay más ganado pegado al bosque hay más conflicto”.

El Llano y Bayano en Chepo, los alrededores de la laguna Matusaragati, Chagres y Portobelo, fincas cerca del Parque Nacional Darién y del Parque Nacional Santa Fe, en Coclesito y Bocas del Toro son algunas zonas donde se da esta situación, que es exacerbada por el temor hacia el jaguar. “El jaguar es poderoso, capaz de abatir un caballo y vacas adultas, pero si fuera depredador de seres humanos, estoy seguro de que yo, como muchos de mis colegas, ya estaríamos muertos, además de muchos ganaderos, campesinos e indígenas. Hay un miedo infundado hacia ellos”.

Cerca del Canal de Panamá ya casi no hay jaguares, afirma. “Llevamos una investigación en el Parque Nacional Soberanía y desde junio de 2013 hasta la fecha (julio 2014) no tenemos fotos de jaguares ni pumas; esto no quiere decir que no haya, pero sí es alarmante. Quedan pocos y, de seguro, al borde de desaparecer en el área canalera”.

Proyecto Yaguará Panamá en las Noticias.

Publicado por el diario La Prensa
Sección de Nacionales
2 de Diciembre de 2013

02/12/2013 – Dos cámaras de sensor de calor en movimientos ubicadas en la reserva forestal de El Montuoso, provincia de Herrera, se convirtieron este fin de semana en las primeras de varias que se instalarán en la península de Azuero para obtener registros de la presencia del jaguar en esta zona del país.

Se trata de una investigación de la Sociedad Panameña de Biología Proyecto Yaguará- Panamá y por la Fundación Pro-Conservación de los Primates Panameños, con el propósito de dar seguimiento al avistamiento de un jaguar hembra con su cría, el cual fue observado entre las comunidades de Chepo de Las Minas y Sonadora, dentro de la reserva forestal.

El equipo de biólogos intercambió opiniones con los guarda parques y realizó una caminata nocturna en el sendero de Altos del Higo e hizo una revisión de rastros, observando futuros lugares clave para la instalación de más cámaras.

Según el estudioso de los mamíferos Ricardo Moreno, de Yaguará Panamá y de la Sociedad Biológica Panameña, se visitó la zona de Chirote y de La Pitaloza, en Herrera, donde se realizó un recorrido para estudiar la estructura paisajística del sitio, y así tener una mejor idea de los posibles lugares de traslado de esta especie animal.

Adicional, Moreno informó que en Pedasí y en La Miel, provincia de Los Santos, se monitorean grupos de monos aulladores y araña, mientras que en el cerro Canajagua se colocaron cámaras trampa para realizar una breve revisión de los mamíferos que habitan esta área.

2031621

De acuerdo con los biólogos, la colocación de cámaras trampa complementará la información que se requiere y registrará la cantidad de estas especies que hay en la península de Azuero.

La presencia del jaguar en esta área ya ha sido detectada por los lugareños, quienes sostienen que poco a poco se ha acercado a los poblados.

Tan solo el pasado 29 de septiembre un jaguar murió en la comunidad de El Chirote, en el momento en que según los campesinos puso en peligro la vida de uno de ellos, luego de matar a dos perros que se encontraban en los predios de un arrozal.

Actividades de Educación Ambiental de Yaguará- Patrocinada por los propios estudiantes!!

Nota:
El pasado jueves 21 de Noviembre Ricardo Moreno dicto una conferencia en la sede de la Universidad de panamá en Changuinola, con el objetivo de diseminar la información de lo que ocurre con los jaguares y la fauna de Panamá en general. La Profesora Juana Montero (foto con R. Moreno) y sus estudiantes se dieron a la tarea de recaudar fondos realizando diversas actividades para que fuera efectiva la participación de R. Moreno.

Se espera que este sea el comienzo de un nuevo lazo de proyectos en pro de la investigación, educación y conservación no solo del jaguar, si no también de otras especies en Bocas del Toro. Un especial agradecimiento a los estudiantes de enfermería y Biología de la Universidad de Changuinola.

IMG_4345

IMG_4361

Foto: Juana Montero entregando un certificado de participación a R. Moreno por la charla en la Semana de la Ciencia.

Reporte desde La Pitaloza de Herrera

Reporte desde La Pitaloza de Herrera

En días recientes, una parte del equipo de especialistas en conservación de mamíferos de la Sociedad Panameña de Biología se dirigió a la comunidad de El Chirote de la Pitaloza, a contribuir en labores de educación ambiental a la comunidad en donde se dio el trágico incidente  en el que se mató un Jaguar.

La oportunidad se prestó para transmitir un mensaje a la comunidad y tomar datos de primera fuente acerca de lo ocurrido; en esta travesía nos acompañaron Melva Olmos  de Fundación Panthera y representantes de  la  Autoridad Nacional del Ambiente.

Los resultados, interacciones y mayores detalles de esta actividad serán publicados dentro de poco, mientras tanto les dejamos con algunas fotografías de la visita.

IMG_0971

Vista hacia la comunidad de El Chirote de la Pitaloza

IMG_0993

Ricardo Moreno de la Sociedad Panameña de Biologia, recoge datos que sirvan para determinar la edad y estado general del jaguar.

IMG_3716

Pedro Mendez,miembro de la Sociedad Panameña de Biología y director de la Fundación Pro Conservación de Primates Panameños, aprovecho la oportunidad para distribuir material didáctico sobre los primates en extinción en Azuero.

IMG_1006

Toma de datos e imágenes del cuero del animal, esta información sera utilizada para posteriores estudios sobre jaguares en la zona.

Ricardo Moreno, tras la huella del felino

Articulo Publicado por Revista Ellas del Diario La Prensa

Publicado el viernes 20 de septiembre de 2013
Edición No. 1227

img

Se podría decir que la historia de Ricardo Moreno como biólogo de vida silvestre especializado en felinos comenzó en calle segunda, Monte Oscuro, a los cinco años de edad. Su hermano, un gran fanático de los depredadores, lo llamaba para que viera los leones en los documentales de National Geographic, lo que despertó su fascinación por los felinos.

A los 14 años adoptó a su primer maestro, ‘Tao’, un gato doméstico que sus abuelos le permitieron tener mientras su madre, que no disfrutaba de los gatos, vivía en Estados Unidos. “Bajé mis notas del colegio;  no dormía, apenas escuchaba sonidos de gatos  por los alrededores me levantaba a tomar datos”, dice Moreno, quien de esta manera comenzó a formarse.

Durante los siete años que ‘Tao’ vivió, le enseñó las bases de sus conocimientos sobre los felinos, porque según Moreno, “el comportamiento de un gato doméstico es muy similar al de un felino silvestre”.

Al ingresar a la universidad el panorama no era muy alentador.  “Los profesores me decían que no iba a poder lograr hacer un trabajo de esa forma”, y es que no había ningún panameño que trabajara con felinos, sin embargo, se dedicó a demostrar que sí era posible. “Un día, caminando con un amigo por el Camino de Plantación, después del Parque Summit, llegamos a una casa de guardaparques abandonada. Allí sentí olor a zoológico, a excretas. Vi el suelo y estaba repleto de heces de ocelotes o manigordos”. A partir de este avistamiento Moreno pasó a recoger datos reales y científicos.

Comenzó a trabajar en Barro Colorado, donde junto a su amigo el primatólogo Pedro Méndez, encontraron evidencia de un puma en un área en la que se creían desaparecidos desde hace 40 años. “Encontramos una huella de puma y el biólogo residente allá decía que  era de un manigordo muy grande. Tres meses después salió la primera foto de un puma en la isla Barro Colorado. El detalle es que nosotros solo éramos estudiantes de biología y panameños, entonces ¿por qué nos iban a creer?”. Este avistamiento lo motivó a hacer su tesis sobre el estudio de los hábitos alimenticios de los pumas y los manigordos en el área de la cuenca del Canal, y lo ayudó a ganar más reconocimiento.

Fue entre los años 2001 y 2002 que Moreno pudo cumplir uno de sus sueños, trabajar en Darién (Cana y Punta Patiño) junto a la empresa de ecoturismo Ancon Expeditions of Panama. Por ser el único panameño que trabajaba con felinos, fue becado en  2004 para ir a Costa Rica a estudiar una maestría de Conservación y manejo de vida silvestre.

img
El biólogo Ricardo Moreno utiliza parte de los fondos de las camisetas que vende en el proyecto de cámaras trampa ubicadas en el Parque Nacional Soberanía.
img
Cada cámara trampa es identificada para luego rastrear dónde estaba ubicada.
img
En esta foto captada por una cámara trampa se observa a un manigordo u ocelote.
Cortesía / Ricardo Moreno en colaboración con el Gamboa Rainforest Resort y la Universidad de Panamá para el estudio de capibaras o ponchos.

Su tesis para la maestría sobre el estimado de la población del jaguar y de las presas, y la situación de este en los pueblos aledaños al Parque Nacional Darién, le llevó a darse cuenta de que la población de jaguares estaba más afectada de lo que se pensaba. “Hay mucha gente que los mata”, dice el biólogo. La mayoría son campesinos y ganaderos que no quieren que el felino cace sus animales.  “No es la culpa de ellos; es que nadie los atiende ni les da la ayuda que ellos claman desde hace 30 o 40 años, y si no los ayudas como gobierno de turno tienen que resolver su problema”, explica Moreno, que ha entendido que la investigación debe ir acompañada de la educación al ser humano para que tenga un impacto positivo.

La experiencia sobre cómo trabajar con la gente la obtuvo mientras residía en Costa Rica, donde conoció a la ingeniera forestal Aida Bustamante, con quien creó en  2006 la organización Yaguará, dedicada a la conservación de vida silvestre -principalmente de felinos- en Costa Rica y Panamá. En el año 2009, el biólogo dice que “Aida, que es la líder del proyecto, lo enfocó en ofrecer ayuda a la gente que pierde ganado por el jaguar, vendiendo suéteres para recoger fondos para los campesinos”.

Tres años más tarde, Moreno volvió a Panamá. Retomó la idea de las camisetas y creó una versión panameña que comenzó a vender hace un mes en la charla que dictó en el Instituto Smithsonian, y que lleva puesta para la foto de este artículo con orgullo. Con su venta,  financia proyectos como el de las cámaras trampa en el Parque Nacional Soberanía -un estudio de los capibaras realizado en colaboración con la Universidad de Panamá y el Gamboa Rainforest Resort- y la ayuda para los campesinos.

El biólogo dice que para esto último hay que hablar muy claro con ellos. “Si el jaguar mata un animal, el campesino o ganadero tendría que llamarnos enseguida. Yo o un asistente mío entrenado iría a corroborar el hecho. Averiguamos el precio del animal y acordamos el costo, del cual se cubre entre  50% y 65%”. Además, ofrecen educación sobre cómo mejorar el manejo de la finca, “de esta forma va a perder menos animales y no tendrá tanta interacción con el jaguar”, asegura.

Moreno, que pasa sus días entre Gamboa y Barro Colorado, se ha convertido en más que una voz para los jaguares en Panamá al trabajar directamente en el campo y con las personas. “Amo hacer ciencia porque no tienes que interactuar con la gente, pero si haces ciencia de esa forma y no ves cambios en la actitud de las personas, lo que estamos monitoreando es la desaparición de los animales”, concluye.