Proyecto-www.biologiapanama.org

Saludos colegas.

Lo mas probable es que hayan llegado a esta pagina desde una cuenta de Facebook o a través de una invitación vía correo electrónico. La razón es que en este nuevo mundo, las comunicaciones pueden ser mucho mas eficientes si se recurren a las herramientas adecuadas; y de allí es que nace el portal http://www.biologiapanama.org.

Este proyecto, punta de lanza de la Sociedad Panameña de Biología, consiste en crear un portal de conexión para los biólogos panameños, con noticias , información y recursos para que los profesionales de las ciencias biológicas, estudiantes, empresas privadas y gobierno tengan un punto de referencia con respecto a temas ambientales, liderado por profesionales del ambiente y la biología.

La razón es que durante los últimos años hemos venido escuchando opiniones, sugerencias e ideas, provenientes de autodenominados especialistas o expertos ambientales, entre los que figuran profesionales de las mas diversas áreas del saber, arte y ciencia humanos, entre ellos, arquitectos, abogados, ingenieros y uno que otro advenedizo de las  ciencias ambientales que  se  proclama experto en algún tema ambiental y levanta una bandera, la que muchas veces, es seguida por periodistas, gobierno y sociedad en general.

La Sociedad Panameña de Biología, cree que esto debe cambiar, y que debemos nosotros los biólogos, levantar la voz y participar del coro de opiniones y debate ambiental nacional, con la diferencia, que nosotros si nos hemos preparado académica y profesionalmente para emitir opiniones ambientales validas.

Parte de esto significa identificar, dentro de nosotros mismos las fortalezas y niveles de experiencia profesional del grupo, y esto pretendemos llevarlo a cabo con todos los interesados en participar. Queremos luego,  dar a conocer a las instituciones, empresa privada, ONG’s y gobierno , los proyectos, estudios e investigaciones que la comunidad científica panameña lleva a cabo, para  en algún momento,  acceder a los recursos destinados a la conservación y estudio  de los recursos naturales.

No quisiéramos extender este mensaje, y finalizamos con presentarles esta encuesta, si lo quieren llamar así, que consiste en la recopilación de los proyectos  de investigación que cada uno de ustedes esta ejecutando, a fin de elaborar la primera base de datos de proyectos relacionados con ambiente, biodiversidad y ciencias biológicas en general.

Los exhortamos a participar, llenando el formulario de proyectos y enviando la información. Con la base de datos recopilada, podremos elaborar un mapa de proyectos, clasificarlos por sector de investigación, área geográfica de impacto e incluso por fuente de financiamiento a fin de promover y divulgar entre las organizaciones privadas o estatales, los esfuerzos, identificar fortalezas, niveles de experiencia y necesidades de la comunidad de biólogos de Panamá.

A todos un cordial saludos

Equipo de la Sociedad Panameña de Biología.

Bandera_en_el_Cerro_Ancón

CURSO- Manejo y prevención de riesgos con la fauna

IWH-PAN32 Panama 4 a/to 8 Febrero – February 2014 open

http://www.biotropical.org/cursos/manejo/

iwh

IWH 1 

 

 

 

 

Después de haber realizado cerca de 200 cursos sobre fauna en el trópico y en ambientes extremos y haber conducido más de 1.000 estudiantes de prácticas universitarias, voluntarios e investigadores el Instituto de Biodiversidad Tropical  presenta un curso que es fundamental para moverse por la selva, poder reaccionar ante situaciones de peligro, saber manipular correctamente la fauna, así como para poder trabajar en centros de recuperación de todo el mundo, ya que a partir de Septiembre de 2014 será indispensable para acceder a muchos centros.
A lo largo de este curso, conducido por grandes expertos habituados al Trópico, aprenderemos a adecuarnos para adentrarnos en cualquier ecosistema, pasando por ríos, selvas y los arrecifes de coral y conocer los verdaderos riesgos. Cómo evitarlos y, si se da el caso, como afrontarlos.
Por otra parte dedicaremos una buena parte del curso a practicar y evaluar nuestro propio comportamiento y, con fauna, el manejo real de crocodílidos, ofidios, quirópteros, aves o invertebrados venenosos como escorpiones y tarántulas. Todo ello para que estés listo para ir a la selva a realizar tus proyectos de investigación, conservación o voluntariado o, si lo deseas, conducir grupos por las selvas del planeta.
Queremos que aprendáis a manipular la fauna que nos puede hacer daño, pero de la misma manera el objetivo es que toméis práctica en el manejo de animales difíciles de sujetar o frágiles como los titís o los colibríes.
Además este curso te brinda la oportunidad de poner en práctica, en un segundo bloque, lo que has aprendido y en donde podrás poner en práctica tus conocimientos.
Los participantes que realicen el primer bloque obtendrán un certificado académico del IBT. Y aquellos que hagan los dos bloques (curso y experiencia práctica como curso o prácticas/voluntariado) obtendrán además el carné International Wildlife Handler, indispensable para trabajar con nuestra organización y unas cincuenta entidades de todo el planeta, así como en la red neotropical de estaciones biológicas y centros de rescate y recuperación de fauna.

precio y fechas

El curso tiene una duración de 8 dias completos y se puede hacer en la versión de 4 fines de semana o bien en 8 días seguidos. Cuando es intensivo (durmiendo en el lugar) el curso se reduce a 5 días desde el amanecer a la noche.

América Latina Consultar los precios especiales subvencionados
Precio del curso 646 euros

 

Carlos Vergara Chen-Gestion de Diversidad Genetica para la Acuicultura.

Publicado por La Estrella de Panama

Sección de Opinión,

martes, 24 de septiembre de 2013
Gestión de la diversidad genética

2013-09-24 — 12:00:00 AM — El camarón (Litopenaeus vannamei) es la especie marina de mayor importancia para la acuicultura en Panamá. El cultivo de camarón se realiza en unas 10 mil hectáreas que están ubicadas en las provincias de Coclé, Herrera, Los Santos, Panamá y Veraguas. Según datos de la Encuesta de Acuicultura de la Contraloría General de la República, en 2011, la producción de 39 fincas camaroneras alcanzó 2.1 millones de libras comercializadas a nivel local y 12.6 millones de libras destinadas al exterior. La producción conjunta está valorada en $33.7 millones. Estas cifras indican que el cultivo de camarón es una gran fuente de divisas y empleo para el país a través de las exportaciones dirigidas principalmente a Estados Unidos y Europa.El Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO reconoce, en su Artículo 9.3, que la diversidad genética de las poblaciones, naturales o cultivadas, debe gestionarse de manera responsable. La diversidad genética debe ser manejada adecuadamente, ya que representa la materia prima que permite a los camaroneros mejorar la producción, la eficiencia y la comercialización del camarón cultivado. En un principio, el cultivo de camarón dependía en gran medida de los recursos genéticos naturales. Los camaroneros utilizaban las postlarvas capturadas en los esteros y manglares para llenar sus estanques de producción.

Esto afectaba a las poblaciones silvestres, tanto de camarón como de otras especies que eran capturadas incidentalmente. Posteriormente, al desarrollarse técnicas de cultivo que permitieron cerrar el ciclo biológico del camarón en el laboratorio, fueron implementados programas de cría selectiva y mejoramiento genético buscando postlarvas de camarón de rápido crecimiento y con resistencia a enfermedades. A pesar de los logros alcanzados, han surgido problemas de reducción de la diversidad genética en los camarones utilizados en los programas de mejoramiento como resultado de la endogamia por consanguinidad.

Para mejorar la competitividad de la industria acuícola, es necesario innovar el sistema productivo, incorporando el conocimiento científico y tecnológico. Los avances en la genética y la aparición impetuosa de las técnicas genómicas, junto con el progresivo abaratamiento de los costos en los análisis de ADN (secuenciación), está propiciando un cambio de escenario en el campo del mejoramiento genético del camarón. Este cambio ofrece la oportunidad de creación de nuevo valor agregado a la producción camaronera y permitirá entender de una manera integral los efectos de las condiciones ambientales en la fisiología del camarón o su capacidad de respuesta.

En otros países, la industria del cultivo de camarón ha ido incorporando herramientas para estimar diversidad genética y parentesco entre lotes de reproductores; el rastreo del genoma mediante mapas genéticos; el análisis de la expresión de genes específicos; la identificación de genes importantes; y más recientemente, la utilización de las nuevas tecnologías de secuenciación masiva que están incrementando el conocimiento sobre los recursos genéticos acuícolas de forma exponencial. Los estudios sobre la diversidad genética y la genómica del camarón, y el establecimiento de los perfiles de expresión de los procesos fisiológicos del organismo ante cambios ambientales, permitirá ofrecer tecnologías novedosas para su incorporación al sector productivo. Es ineludible la aplicación de estas tecnologías al cultivo del camarón en Panamá.

La diversidad genética natural es un recurso valioso que los camaroneros deben gestionar y utilizar periódicamente en sus programas de mejoramiento genético, y que junto al uso de mejores prácticas de gestión y el empleo de la genética y genómica, permitirá hacer más rentable el cultivo de camarón. Además de planes de mejoramiento genético en las fincas de producción, pueden desarrollarse programas de repoblación, en los que se respeten las características genéticas y de comportamiento de las poblaciones silvestres, que pueden contribuir a la recuperación y mejoramiento de las poblaciones de camarón en las zonas costeras. Para acometer estos retos, es necesaria la participación de las partes interesadas en proyectos de investigación, desarrollo y extensión, y el establecimiento de colaboraciones público-privadas. Panamá requiere integrarse a la evolución tecnológica de la acuicultura moderna en una forma eficaz, sostenible y responsable. Es el momento de iniciar el trabajo para aprovechar la diversidad genética marina y renovar la acuicultura panameña.

BIÓLOGO.

Ricardo Moreno, tras la huella del felino

Articulo Publicado por Revista Ellas del Diario La Prensa

Publicado el viernes 20 de septiembre de 2013
Edición No. 1227

img

Se podría decir que la historia de Ricardo Moreno como biólogo de vida silvestre especializado en felinos comenzó en calle segunda, Monte Oscuro, a los cinco años de edad. Su hermano, un gran fanático de los depredadores, lo llamaba para que viera los leones en los documentales de National Geographic, lo que despertó su fascinación por los felinos.

A los 14 años adoptó a su primer maestro, ‘Tao’, un gato doméstico que sus abuelos le permitieron tener mientras su madre, que no disfrutaba de los gatos, vivía en Estados Unidos. “Bajé mis notas del colegio;  no dormía, apenas escuchaba sonidos de gatos  por los alrededores me levantaba a tomar datos”, dice Moreno, quien de esta manera comenzó a formarse.

Durante los siete años que ‘Tao’ vivió, le enseñó las bases de sus conocimientos sobre los felinos, porque según Moreno, “el comportamiento de un gato doméstico es muy similar al de un felino silvestre”.

Al ingresar a la universidad el panorama no era muy alentador.  “Los profesores me decían que no iba a poder lograr hacer un trabajo de esa forma”, y es que no había ningún panameño que trabajara con felinos, sin embargo, se dedicó a demostrar que sí era posible. “Un día, caminando con un amigo por el Camino de Plantación, después del Parque Summit, llegamos a una casa de guardaparques abandonada. Allí sentí olor a zoológico, a excretas. Vi el suelo y estaba repleto de heces de ocelotes o manigordos”. A partir de este avistamiento Moreno pasó a recoger datos reales y científicos.

Comenzó a trabajar en Barro Colorado, donde junto a su amigo el primatólogo Pedro Méndez, encontraron evidencia de un puma en un área en la que se creían desaparecidos desde hace 40 años. “Encontramos una huella de puma y el biólogo residente allá decía que  era de un manigordo muy grande. Tres meses después salió la primera foto de un puma en la isla Barro Colorado. El detalle es que nosotros solo éramos estudiantes de biología y panameños, entonces ¿por qué nos iban a creer?”. Este avistamiento lo motivó a hacer su tesis sobre el estudio de los hábitos alimenticios de los pumas y los manigordos en el área de la cuenca del Canal, y lo ayudó a ganar más reconocimiento.

Fue entre los años 2001 y 2002 que Moreno pudo cumplir uno de sus sueños, trabajar en Darién (Cana y Punta Patiño) junto a la empresa de ecoturismo Ancon Expeditions of Panama. Por ser el único panameño que trabajaba con felinos, fue becado en  2004 para ir a Costa Rica a estudiar una maestría de Conservación y manejo de vida silvestre.

img
El biólogo Ricardo Moreno utiliza parte de los fondos de las camisetas que vende en el proyecto de cámaras trampa ubicadas en el Parque Nacional Soberanía.
img
Cada cámara trampa es identificada para luego rastrear dónde estaba ubicada.
img
En esta foto captada por una cámara trampa se observa a un manigordo u ocelote.
Cortesía / Ricardo Moreno en colaboración con el Gamboa Rainforest Resort y la Universidad de Panamá para el estudio de capibaras o ponchos.

Su tesis para la maestría sobre el estimado de la población del jaguar y de las presas, y la situación de este en los pueblos aledaños al Parque Nacional Darién, le llevó a darse cuenta de que la población de jaguares estaba más afectada de lo que se pensaba. “Hay mucha gente que los mata”, dice el biólogo. La mayoría son campesinos y ganaderos que no quieren que el felino cace sus animales.  “No es la culpa de ellos; es que nadie los atiende ni les da la ayuda que ellos claman desde hace 30 o 40 años, y si no los ayudas como gobierno de turno tienen que resolver su problema”, explica Moreno, que ha entendido que la investigación debe ir acompañada de la educación al ser humano para que tenga un impacto positivo.

La experiencia sobre cómo trabajar con la gente la obtuvo mientras residía en Costa Rica, donde conoció a la ingeniera forestal Aida Bustamante, con quien creó en  2006 la organización Yaguará, dedicada a la conservación de vida silvestre -principalmente de felinos- en Costa Rica y Panamá. En el año 2009, el biólogo dice que “Aida, que es la líder del proyecto, lo enfocó en ofrecer ayuda a la gente que pierde ganado por el jaguar, vendiendo suéteres para recoger fondos para los campesinos”.

Tres años más tarde, Moreno volvió a Panamá. Retomó la idea de las camisetas y creó una versión panameña que comenzó a vender hace un mes en la charla que dictó en el Instituto Smithsonian, y que lleva puesta para la foto de este artículo con orgullo. Con su venta,  financia proyectos como el de las cámaras trampa en el Parque Nacional Soberanía -un estudio de los capibaras realizado en colaboración con la Universidad de Panamá y el Gamboa Rainforest Resort- y la ayuda para los campesinos.

El biólogo dice que para esto último hay que hablar muy claro con ellos. “Si el jaguar mata un animal, el campesino o ganadero tendría que llamarnos enseguida. Yo o un asistente mío entrenado iría a corroborar el hecho. Averiguamos el precio del animal y acordamos el costo, del cual se cubre entre  50% y 65%”. Además, ofrecen educación sobre cómo mejorar el manejo de la finca, “de esta forma va a perder menos animales y no tendrá tanta interacción con el jaguar”, asegura.

Moreno, que pasa sus días entre Gamboa y Barro Colorado, se ha convertido en más que una voz para los jaguares en Panamá al trabajar directamente en el campo y con las personas. “Amo hacer ciencia porque no tienes que interactuar con la gente, pero si haces ciencia de esa forma y no ves cambios en la actitud de las personas, lo que estamos monitoreando es la desaparición de los animales”, concluye.